fugitivos
fugitivos

Descripción general 

Un “fugitivo en peligro” es todo niño menor de 18 años que ha huido de su padre, su madre, su tutor o un centro de guarda estatal. Según la National Runaway Safeline (Línea Nacional de Ayuda a Fugitivos), entre 1.6 y 2.8 millones de menores huyen cada año en Estados Unidos.  

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que hacen que un niño huya de su casa o de un entorno de guarda son multifacéticas, y no hay un fugitivo típico

Los siguientes factores pueden hacer que un menor tenga mayor riesgo de huir o de vivir en la calle:

  • Consumo de alcohol o drogas
  • Tendencias suicidas
  • Daño autoinfligido 
  • Afecciones médicas
       
  • Diagnóstico de enfermedad mental
  • Huidas anteriores
  • Participación en pandillas o tráfico sexual infantil

Los números

En el año 2017, se denunciaron

27,000 casos al NCMEC, de los cuales

el 91 %

correspondía a fugitivos en peligro. 

Para buscar a un niño perdido y ver pósters de los niños perdidos en su área, haga clic aquí. 

El 51% 

de los fugitivos en peligro denunciados al NCMEC tenían entre 16 y 17 años.

El 22% 

 de todos los menores fugitivos en peligro registrados por el NCMEC en 2016 tuvieron múltiples incidentes de desaparición en el mismo año.

Obtenga más información sobre el tráfico sexual infantil 

Lo que el NCMEC está haciendo al respecto

Concientización del público para ayudar a traerlos de regreso a casa

Con ayuda de nuestros socios especializados en fotografía del sector privado, coordinamos la creación y difusión de pósters de los niños perdidos en áreas específicas para ayudar a generar pistas y convocar la ayuda del público en la búsqueda de esos niños.

Apoyo a las víctimas y sus familias

A aquellas familias con un niño perdido o víctima de explotación sexual, el NCMEC les proporciona intervención para casos de crisis y las pone en contacto con los profesionales locales adecuados que puedan brindarles consejería. Nuestro programa Team HOPE conecta a las familias con otras familias que han pasado por experiencias similares y que pueden brindarles contención y herramientas para sobrellevar estos momentos difíciles. Cuando se recupera un niño que estaba perdido, ayudamos a las familias con el proceso de reunificación, lo cual incluye servicios para la salud mental y asistencia para los viajes que deban hacer.